Destrucciónfilia, o circunstancias cotidianas que explican el devenir de toda una civilización:

Por la mañana bajé al sotano con dos compañeros a destruir varias cajas de documentación. Un ansia muda se apoderó de nosotros. Discutimos para decidir quién vertía las carpetas y papeles en el pozo de la trituradora, quién daba al botón de exterminio, quién se estremecía más reconociendo esa música de anillas y carpetas crujiendo como parte de sí, como fruto de un interior en tinieblas que permanentemente conspira por interpretar su partitura.
Anuncios