En los sueños pesados

las digestiones de masa,

cuando los ácidos crepitan

y forman pequeñas hogueras de dolor en el esófago

repitiéndose como una fiesta de San Juan ahí adentro

como una fiesta que nadie viene a apagar ni de madrugada

te presentas aislado en la escena

Y miras de lejos al director

esperando instrucciones

y el foco se hace cada vez más y más diminuto

visión tunel

lo llaman

y eres tú que ardes

en busca de espectadores

eres tú

incendiando lo que queda por dentro

latiendo

los restos de tu corazón de maleza y pasto abandonado.

Anuncios